última actualización: 27-06-2022

Nieve primavera para esquiar vs. Nieve dura

Esquiar en nieve primavera es, para unos, una suerte. Aunque es cierto que, para otros, no es el mejor momento de la temporada en lo que a esquiar se refiere.

 

Estación de Esquí

 

En este post vamos a tratar de dar unos consejos para que, si eres de los primeros, sigas disfrutando igual o más que antes de la nieve primavera. Y con el mismo propósito, vamos a tratar de conseguir que, si eres de los segundos, disfrutes tanto como lo haces con otros tipos de nieve.

 

Diferencias nieve primavera y nieve dura

En primer lugar decir que, efectivamente, existen diferencias entre la nieve primavera y la nieve dura. Pero también tenemos que darnos cuenta de que existen muchas más similitudes que diferencias. Tanto una como otra son nieve en esencia y como tal, la manera de esquiarlas es muy parecida. Con matices, sí, pero hay que esquiarlas y disfrutarlas ambas.

 

¿Qué es la nieve primavera?

Llamamos nieve primavera a la nieve transformada por efecto de la temperatura y del sol. En primavera el sol se hace más presente y derrite la nieve de manera rápida, transformando lo que era una nieve compactada en una masa más blanda, mucho menos consistente y con un mayor grado de fricción, por lo tanto digamos que nos frena más.

 

¿Qué es la nieve dura?

La nieve dura se funde por el efecto del sol y del calor durante el día y se vuelve a congelar por la noche; se trata de una nieve transformada, muy líquida y desestructurada que se trabaja con las máquinas durante la noche con el objetivo de compactarla y dejar las pistas lisas para poder esquiar sin dificultades. 

Esta nieve ha quedado muy compactada por las máquinas pisa pistas y después se ha congelado por el frío de la noche, ofreciendo mucha densidad. Queda dura, compacta y lisa. Ofrece menos fricción, por lo tanto es más rápida. Para entendernos, podríamos decir que resbala más.

 

Esquiar en nieve primavera

 

Consejos para esquiar en nieve primavera

Esquiar en nieve primavera es, en esencia, igual que esquiar el resto de la temporada. Pero sí es cierto que si introducimos unos matices vamos a poder disfrutarla más.

 

Consejo 1. La técnica

Siempre que hablamos de técnica de esquí y tenemos dudas, el mejor consejo es acudir a la escuela de esquí y pedir al profesor o profesora que nos las resuelva.

Pero, con carácter general, es razonable esquiar de una manera más vertical que cuando la nieve está dura (que vamos más al ataque). Una buena flexión de tobillos, rodillas y cadera nos servirá para ir amortiguando los cambios de fricción que la nieve primavera nos proporciona. Además, intentaremos dosificar y esquiar suavemente y de manera progresiva para evitar enganchones. 

Si la nieve está muy pesada es mejor tratar de no resistirla en exceso, intentando deslizar más sobre la suela y menos sobre el canto. 

 

Consejo 2. El material

Siempre que esquiamos debemos hacerlo con el material de esquí en buen estado. En el caso de la nieve primavera, la suela debe estar perfectamente encerada para que la mayor fricción de la nieve no nos deje parados. Por lo tanto si no tienes los esquís bien encerados, es importante que los lleves a un buen taller a que te los repasen bien. 

 

CTA taller esqui

 

Consejo 3. El ancho de los esquís

Si bien es cierto que podemos esquiar con cualquier tipo de esquís también en nieve primavera, con unos esquís un poco más anchos podemos disfrutar más cuando la nieve está muy transformada. El efecto es similar a esquiar en nieve polvo, en el sentido en que tenemos que tratar de ir por encima de la nieve, de flotar. Y, como sabemos, con los esquís más anchos conseguimos mejor ese efecto.

Además, los esquís algo más anchos suelen ser menos rígidos y tienen rocker, lo que nos puede ayudar a evitar enganchones.

 

Consejos para esquiar en nieve dura

Esquiar en nieve dura es básicamente, y como decimos siempre, igual que esquiar en otros tipos de nieve, pero en este caso también con matices.

 

Consejo 1. La técnica

La nieve dura es una nieve que ofrece un menor grado de fricción, esto quiere decir que sobre ella deslizamos más deprisa, que ofrece menos resistencia a nuestro avance. Para entendernos, quiere decir que vamos a ir más rápido.

Para ser efectivos y eficientes en nieve dura todo pasa por una buena posición, como siempre en el esquí. Una buena flexión de tobillos que nos dé una buena posición centrada es fundamental. A partir de ahí, tenemos que pensar en cortar la nieve hacia adelante ejerciendo una mayor presión sobre el esquí exterior para lo que nos va a ayudar una buena angulación de la cadera. 

Si además conseguimos una buena posición de los brazos, llevándolos hacia adelante y tratamos de esquiar con decisión pero sin brusquedades, tendremos una parte importante del trabajo hecho para disfrutar del esquí en una nieve que es difícil y muy técnica, pero que ofrece muchísimas satisfacciones a los buenos esquiadores.

 

Esquiar en nieve dura

 

Consejo 2. El material

Igual que hemos dicho anteriormente, es muy importante que el material esté en perfecto estado. En este caso, los cantos toman una importancia muy significativa, cuanto mejor esté el canto mejor será el corte que el esquí puede hacer sobre la nieve y, por lo tanto, mayor será nuestra seguridad y nuestro disfrute.

 

Consejo 3. La seguridad es lo primero

La velocidad que se alcanza en nieve dura puede ser muy importante y debemos estar preparados. El primer consejo es adecuar siempre la velocidad a la pista en la que estemos y que no suponga un peligro para nosotros ni para las demás personas. 

Además, es muy importante pensar en la seguridad pasiva, como pueda ser la que nos proporciona un buen casco y una buena espaldera.

 

Consejos generales para esquiar en primavera

Esquiar en primavera es sinónimo de que la temporada se está acabando y, por lo tanto, debemos aprovechar al máximo nuestros días de esquí. Son unos días fantásticos para esquiar si sabemos adaptarnos a las circunstancias que nos rodean. 

 

 

El esquiador experto disfrutará enormemente en la nieve dura y rápida de primera hora de la mañana y el esquiador medio se sentirá un gran esquiador en el momento en el que esa nieve empieza a transformar y se convierte en una deliciosa crema sobre la que todos, aún los esquiadores menos  avanzados nos sentimos más seguros.

La nieve más transformada y pastosa puede esquiarse también con seguridad si se hace de la manera correcta y con el material adecuado. Pero llega un momento en el que la seguridad se compromete, ese es el momento que marcará la retirada. 

Además de la nieve, también hay que pensar en que en primavera suele hacer más sol y tenemos más calor. Por lo tanto, ponerse protección solar, llevar la ropa adecuada para no pasar calor, hidratarse de manera frecuente, descansar antes de estar agotados… Son consejos que valen para toda la temporada pero que pueden ser especialmente relevantes para los días primaverales.

 

Y, por último, disfrutar. Disfrutar al máximo, que es la esencia de nuestro deporte.